Rumor de humo y ceniza

Dedicatoria A un país de escombros. A una frontera de espejos rotos. A una geografía mutilada a mitad del desierto. A los corazones blandos en la boca de los [soldados del infierno. A los cazadores de sueños. A los misioneros del miedo. Al honor a media asta. A un desfile de banderas rotas. A un viacrucis que no acaba. A esa ciudad que es una casa inconclusa [que se incendia....

Leer
Sesenta vueltas al Sol Carlos Acosta / Reynosa

Ha llegado la fecha. La vida o la muerte no opinaron lo contrario. Hoy cumplo sesenta años. Lo escribo con asombro real y no puedo evitar mirarme a los veintiuno en el cuarto de azotea del edificio de la calle Pitágoras, en medio de aquel universo de luces que a las once de la noche me parecía, desde la ventana, la Ciudad de México, pensado en que no iba a llegar más allá de los cuarenta. No es un artilugio...

Leer
El libro del mes
Descargar

Ensayo panorámico de la literatura en Tamaulipas. Tomo IV. De 1957 a nuestros días - Especiales

Nos acercamos al final de esta obra. Insistimos en que es únicamente el inicio, una base que podrán utilizar los investigadores que se adentren por estos senderos apenas señalados por nosotros. En esta visión panorámica hemos procurado exponer, de manera objetiva, los altibajos habidos en nues­tras letras. Ahora, de igual manera, se­ñalamos que puede aseverarse que la literatura tamaulipeca está en el ca­mino, que no se ha estancado. Nues­tra entidad carece de una escuela de letras, y también de un centro de in­vestigaciones literarias, incluso de un fondo especializado en literatura local. Sin embargo, cuenta con autores que forman parte del Sistema Nacional de Creadores de Arte, que han obtenido premios nacionales o internacionales, que publican sus obras en editoriales importantes, que han recibido reco­nocimientos por su trayectoria, en fin, nuestras letras han logrado hacerse un lugarcito en el mapa de las letras nacionales. Ahora —a diferencia de lo ocurrido hace algunos años— sería muy temerario que alguien dijera — como lo mencionamos en alguno de los volúmenes anteriores—, con tono burlón: ¿pero, hay literatura en Tamau­lipas?

Lo nuevo