Rumor de humo y ceniza

Dedicatoria A un país de escombros. A una frontera de espejos rotos. A una geografía mutilada a mitad del desierto. A los corazones blandos en la boca de los [soldados del infierno. A los cazadores de sueños. A los misioneros del miedo. Al honor a media asta. A un desfile de banderas rotas. A un viacrucis que no acaba. A esa ciudad que es una casa inconclusa [que se incendia....

Leer
Sesenta vueltas al Sol Carlos Acosta / Reynosa

Ha llegado la fecha. La vida o la muerte no opinaron lo contrario. Hoy cumplo sesenta años. Lo escribo con asombro real y no puedo evitar mirarme a los veintiuno en el cuarto de azotea del edificio de la calle Pitágoras, en medio de aquel universo de luces que a las once de la noche me parecía, desde la ventana, la Ciudad de México, pensado en que no iba a llegar más allá de los cuarenta. No es un artilugio...

Leer
El libro del mes
Descargar

Ensayo panorámico de la literatura en Tamaulipas. Tomo III. De 1940 a 1956 - Especiales

… En Tamaulipas no ha faltado talento, como hemos visto en los tomos anterio­res, pero sí ha adolecido de un localismo a ultranza que se traduce en una especie de insularidad. Pocos han sido nuestros autores que se aventuran a medir sus le­tras con los de otras latitudes y longitu­des; pocos, también, los que enfrentan el gran dilema de los artistas (ruptura o continuidad); y menos todavía los que permanecen en su tierra y se pronuncian por la ruptura, pues eso significa la mar­ginación social.

En algunas corrientes de la so­ciología se maneja el concepto de “de­sarrollo desigual y combinado”, que po­dría utilizarse también, ocasionalmente, en estudios de aproximación literaria (como el presente), porque si bien hoy por hoy tenemos un puñado de poetas cuya madurez y valor es indiscutible, subsisten núcleos beligerantes de versi­ficadores “a la antigüita” que, los más, desconocen la amplia gama de intríngu­lis que guarda la poesía medida y rima­da. A estos rengloneros han tenido que enfrentarse las auténticas nuevas voces, porque, debemos reconocerlo, en esta área también hay los farsantes que escri­ben “en verso libre” sin saber lo que eso implica. Olvidan lo que T. S. Eliot afirma­ra: “Ningún verso es libre para quien quiera hacer una buena labor”…

Lo nuevo