Rumor de humo y ceniza Marcos Rodríguez Leija / Nuevo LaredoMarcos Rodríguez Leija / Nuevo Laredo

Dedicatoria A un país de escombros. A una frontera de espejos rotos. A una geografía mutilada a mitad del desierto. A los corazones blandos en la boca de los [soldados del infierno. A los cazadores de sueños. A los misioneros del miedo. Al honor a media asta. A un desfile de banderas rotas. A un viacrucis que no acaba. A esa ciudad que es una casa inconclusa [que se incendia....

Leer
Sesenta vueltas al Sol Carlos Acosta / Antiguo Morelos

Ha llegado la fecha. La vida o la muerte no opinaron lo contrario. Hoy cumplo sesenta años. Lo escribo con asombro real y no puedo evitar mirarme a los veintiuno en el cuarto de azotea del edificio de la calle Pitágoras, en medio de aquel universo de luces que a las once de la noche me parecía, desde la ventana, la Ciudad de México, pensado en que no iba a llegar más allá de los cuarenta. No es un artilugio...

Leer
El libro del mes
Descargar

Rumor de humo y ceniza - Árbol de luz

  • Autor
  • Libros
  • Más
Marcos Rodríguez Leija

Periodista mexicano nacido en Nuevo Laredo, (Tamaulipas) en 1973. Participó en el libro colectivo En las fronteras del cuento, de la colección Tierra Adentro (1997). Sus cuentos han aparecido en antologías publicadas en México, Argentina, Brasil y Estados Unidos. Es colaborador de revistas mexicanas y extranjeras como Tierra Adentro, El Universo de El Búho, Crítica, Baquiana, Xicóatl y Casa del Tiempo, entre otras. Cuenta, entre otros, con el Premio Juan José Amador de 1998, Premio de Literatura Juan B. Tijerina de 2000, Premio Nacional de Periodismo de México en crónica de 2001, Mención destacada en Yara-Granma (Cuba), durante la Feria Internacional del Libro 2002, Premio Nacional del Programa Editorial 2002 por el Instituto Mexiquense de Cultura (IMC).

Dedicatoria

A un país de escombros.
A una frontera de espejos rotos.
A una geografía mutilada a mitad del desierto.
A los corazones blandos en la boca de los
[soldados del infierno.
A los cazadores de sueños.
A los misioneros del miedo.
Al honor a media asta.
A un desfile de banderas rotas.
A un viacrucis que no acaba.
A esa ciudad que es una casa inconclusa
[que se incendia.

Lo nuevo