Rumor de humo y ceniza Marcos Rodríguez Leija / Nuevo LaredoMarcos Rodríguez Leija / Nuevo Laredo

Dedicatoria A un país de escombros. A una frontera de espejos rotos. A una geografía mutilada a mitad del desierto. A los corazones blandos en la boca de los [soldados del infierno. A los cazadores de sueños. A los misioneros del miedo. Al honor a media asta. A un desfile de banderas rotas. A un viacrucis que no acaba. A esa ciudad que es una casa inconclusa [que se incendia....

Leer
Sesenta vueltas al Sol Carlos Acosta / Antiguo Morelos

Ha llegado la fecha. La vida o la muerte no opinaron lo contrario. Hoy cumplo sesenta años. Lo escribo con asombro real y no puedo evitar mirarme a los veintiuno en el cuarto de azotea del edificio de la calle Pitágoras, en medio de aquel universo de luces que a las once de la noche me parecía, desde la ventana, la Ciudad de México, pensado en que no iba a llegar más allá de los cuarenta. No es un artilugio...

Leer
El libro del mes
Descargar

Estamos Cantándole a la Huasteca - Mosaico Popular

  • Autor
  • Libros
  • Más
Gilberto Ortega Raga

El señor Gilberto Ortega Raga, en su cotidiano peregrinar en el ambiente folclórico, ha tenido oportunidad de asistir a diferentes festivales de música huasteca, tal es el caso de Amatlán, Veracruz, en donde ha hecho acto de presencia desde 1994, destacan por su importancia haber acudido al Segundo y Tercer Encuentro de Decimistas y Versadores de Latino América y del Caribe en San Luis Potosí, tuvo la buena suerte de asistir a los festivales de la Huasteca en Huejutla y Atlapesco, Hidalgo; a Tampico, Tamaulipas; Jalpan de Serra, Querétaro; Xicotepec de Juárez, Puebla y Tamazunchale, San Luis Potosí. En Tuxpan, Veracruz, se le entregó un reconocimiento por su trabajo de estudio y difusión de la cultura huasteca; en Ciudad Mante, Tamaulipas, impartió el taller de versería en el Segundo Encuentro de Niños y Jóvenes en 1999.  

El autor no tiene más libros publicados

Ver catálogo del autor

La Huasteca es como un homenaje a la vida y podemos creer que no basta una, dos o tres generaciones para recopilar todas las culturas, paisajes, pasiones, gustos y alegrías, así se escriban libros y más libros, pero “Estamos Cantándole a la Huasteca” trata de hacer una pequeña aportación al divulgar los sentimientos folcló­ricos que tenemos quienes hemos sido premiados por el Creador al haber escogido la Huasteca para enseñarnos la primera luz del día.

El huasteco se identifica fácilmente por la pasión que siente por el huapango y no hay fiesta tradicional que no sea convertida en una perfecta huapangueada. Esta música que en alguna época tuvo sentimientos somnolientos, ha venido tomando nuevos bríos por el hecho de que en diversas entidades que conforman la Huasteca se crearon talleres del son huasteco, del baile y la trova de donde ya han surgido diferentes tríos que pululan en la región logran­do la estabilidad tradicional legendaria.

Lo nuevo